en ,

Adicción a las Redes Sociales

El abuso de las redes sociales provoca alejamiento de la vida real, induce ansiedad, afecta a la autoestima y hace perder capacidad de autocontrol

Adicción a las Redes Sociales…

Seguimos en pleno siglo XXI y las Redes Sociales han modificado nuestros patrones para obtener información, para comunicarnos y también el cómo nos movilizamos de forma colectiva. Se han convertido en unos mecanismos psicológicos en los que se asientan unas plataformas que facilitan el carácter adictivo.

La comprensión de este fenómeno global implica la síntesis de enfoques desde la Psicología y desde las Tecnologías de la Información y Comunicación. El uso que se ha realizado en el pasado reciente de las redes sociales hace patente su potencial como herramienta en las campañas de desinformación. Debemos concienciarnos en el marco de la seguridad, por medio de iniciativas educativas y prevención en base a los acontecimientos pasados para tomarlos como lecciones aprendidas.

Modalidades y patrones de uso de las Redes Sociales…

Según las estadísticas facilitadas por la web Data Reportal, con datos acumulados hasta el mes de julio de 2020, más de la mitad de la población mundial usa redes sociales: 3960 millones de personas. Se ha producido un incremento del 10 % de usuarios desde julio de 2019. La mayoría de los usuarios se conecta a través de dispositivos de telefonía móvil. Las regiones mundiales con menor porcentaje de acceso a las redes sociales son África Central con un 12 %, seguida de África Oriental y Occidental, con un 14 % y un 23 % respectivamente, y Asia Central con un 31 %. En España, el acceso a Internet cuenta con una penetración del 91 % de la población, y una tasa de uso de redes sociales del 61 %.

Manipuladores

Los usuarios pasan como media 2 horas y 10 minutos consultando las redes sociales. En el grupo de menor edad de 16 a 24 años, el tiempo invertido es de 2 horas y 53 minutos, y las mujeres pasan como media conectadas unos 35 minutos más que los hombres.

Facebook ha marcado un antes y un después en cuanto al impacto de las Redes Sociales, y también en cuanto a su papel protagonista en múltiples movilizaciones sociales. Es la actual Red Social de más éxito e implantación a nivel mundial, con 2600 millones de usuarios; es decir, más que los habitantes de cualquier país del mundo. El factor clave para este desarrollo fue la iniciativa de Mark Zuckerberg de extender el acceso a la red a países de África, Asia y América Latina con una fórmula aparentemente altruista: Internet.org en 2013 y su evolución en Free Basics (una asociación entre Facebook y proveedores de servicio de Internet móvil. Aunque se anuncia como un Internet gratis, en realidad sólo da acceso a Facebook y a otras aplicaciones concertadas, como Bing, el buscador de Microsoft. Incluso en estas plataformas el acceso no es ilimitado: sólo permite leer los titulares de vídeos y noticias, pero no da acceso al contenido de estas. Ello conlleva el consumo de datos), a partir de septiembre de 2015. Esta fórmula ha dejado de aplicarse en algunos países, después del mencionado escándalo del uso de cuentas de Facebook contra la minoría musulmana de los rohinyás en Myanmar, en 2017.

¿Cuáles son las bases psicológicas de la adicción a las redes sociales?…

Las Redes Sociales son poderosos mecanismos psicológicos que sostienen los patrones de comportamiento de los usuarios habituales. El modelo de negocio de las redes sociales se basa en la venta de nuestros datos a terceros: nosotros somos el producto. Cuanto más nos enganchen los contenidos que nos ofrecen, mejor para sus intereses. Facebook no es la plaza pública en la que nos sentábamos a charlar de nuestras cosas, es más bien un club privado en el que algunos pagan para que nos sentemos a compartir con ellos nuestros datos.

Fogg (uno de los gurús de manipulación del comportamiento de Silicon Valley con cursos basados en la aplicación de la persuasión en la programación de aplicaciones en Facebook, hizo a más de un alumno suyo millonario) teorizó en 2009 sobre un modelo de comportamiento al que dio su nombre. Describe tres condiciones necesarias para que un comportamiento se manifieste: la motivación, la habilidad y la oportunidad. La persona antes de actuar tiene que querer hacer algo, tiene que saber hacerlo, y tiene que sentir que es el momento adecuado para ello (que haya un desencadenante o señal). Si utilizamos las señales idóneas, como los sonidos y las luces en las máquinas tragaperras, la persona se verá impulsada a realizar repetidamente esa conducta que conoce y que en el pasado le ha reportado sensaciones placenteras, como ganar un premio. Estas señales son las que activan también las redes sociales, con estímulos como recibir likes26 o recomendaciones de nuestros amigos. Un like o un emoticono pueden generar una potente descarga de dopamina en nuestro cerebro. Una vez iniciada la conducta, si los estímulos señal se presentan con frecuencia, se acaba convirtiendo en un hábito o en una adicción.

La adicción a las redes sociales se ha convertido en la enfermedad del siglo XXI. Y aunque afecta, sobre todo, a los más jóvenes, cada vez está más extendida entre la población.

Informar

Comentarios

Deja una respuesta

      Microsoft Authenticator

      Acceso a Microsoft sin contraseñas

      Datos que Facebook comparte con sus anunciantes

      ¿Por qué se cayó Facebook, Instagram y WhatsApp?