El amoníaco podría ser el combustible del futuro

El precio del combustible a día de hoy sigue al alza, no solo por la subida del barril de petrólio sino por los impuestos que aplican los Gobiernos a los mismos. Sabemos que para el futuro, no sólo los coches y los aviones deberían abandonar los motores de combustión para mitigar el cambio climático, sino también los barcos, los cuales también contaminan. Por tanto, deben buscar motores alternativos. A finales del año pasado ya vimos algún ejemplo de esto con ferrys propulsados por hidrógeno, pero en Fortescue creen en otro combustible: el amoníaco.

La compañía Fortescue lleva tiempo haciendo pruebas con el amoníaco, llegando a usarlo como combustible en una locomotora. Ahora lo quieren colocar en el MMA Leveque, un barco de 75 metros de eslora que normalmente transporta agentes químicos entre Australia y Nueva Zelanda.

Los motores actuales de ese barco utilizan diesel y aportan una potencia de 6.920 caballos, pero Fortescue quiere transformarlo para poder usar amoníaco en un trabajo que aparentemente durará un año. La compañía no ha dado detalles sobre especificaciones o potencia que puede aportar esa transformación, pero en New Atlas suponen que consistirá en una modificación del actual.

El amoníaco (NH3), y en cierto modo es un sistema de transporte del propio hidrógeno. Usarlo como combustible implica disgregarlo en gases de hidrógeno y nitrógeno, para después aprovechar ese hidrógeno en pilas de combustible o o directamente en motores de combustión verdes.

¿Qué es el amoníaco en sí?…

El amoníaco es una combinación de hidrógeno y nitrógeno (NH3). Y destaca por lo siguiente:

  • Se trata de uno de los pocos compuestos químicos líquidos.
  • Suele liberar rápidamente energía en la combustión.
  • Posee una alta densidad de energía por volumen.

También trae consigo diversas ventajas para el medioambiente. Ello es así gracias a la ausencia de carbono (C) en el NH3. Esto significa que cuando se quema, el amoníaco no puede liberar dióxido de carbono u otros contaminantes de efecto invernadero.

El mundo de los vehículos últimamente está marcado por las baterías eléctricas, pero en la orina tendríamos el amoníaco que podría servir para impulsar los vehículos del futuro.

Los dueños del mundo NO DAN PASO a las tecnologias innovadoras. MOTORES AVANZADOS

Ventajas del amoníaco…

  • El amoníaco ofrece una mayor densidad de energía. Esta característica es muy beneficiosa para el transporte, el cual está muy limitado por el peso y el volumen, tal y como el transporte pesado por tierra y aire.
  • Los vehículos que funcionan con amoníaco son más ligeros y no presentan el problema de eliminación que sufren las baterías de iones de litio.
  • Dicho químico se ha utilizado industrialmente durante más de un siglo.
  • Todo esto significa que la infraestructura de almacenamiento, manipulación y entrega ya existe en todo el mundo. Esto convierte al amoníaco en un combustible perfecto para camiones, locomotoras, aviación y transporte marítimo de larga distancia.

Desventajas del amoníaco…

La parte negativa de ello es que el amoníaco es muy peligroso para el ser humano, y por lo tanto debe transportarse siguiendo muchas precauciones y medidas de seguridad. También hay un problema en la eficiencia, pues la energía resultante de usarla como combustible es sólo un 19% de la que se necesita para crear el amoníaco.

adbanner